sábado, 20 de junio de 2009

MÉTODOS DELIBERATIVOS EN BIOÉTICA

Para la discusión de casos clínicos e intervenciones sanitarias que contengan dilemas éticos es necesario contar con una metodología de afronte científica que paso a paso nos ayude a encontrar la solución más prudente para su aplicación.

En esta oportunidad nos referiremos a dos de los principales:

I. MÉTODO DELIBERATIVO DE JONSEN

Se enfoca en 4 pasos de análisis que todo comité de ética asistencial debe hacer ante una intervención que genera conflicto ético.

1. Necesidad de intervención clínica

Recopila y analiza la información del caso para determinar si según la lex artis es necesario hacer la intervención propuesta, es decir si es justificada en función de riesgos y beneficios.

2. Opinión del usuario

Fundamental para la defensa de la autonomía, constituye el pilar del enfoque ético humanista. Siempre debe considerarse la posición del afectado(a) con respecto a la intervención, teniendo cuidado que esté en condiciones de salud mental adecuadas para tomar decisiones, caso contrario será el representante legal del mismo el que asumiría la responsabilidad.

3. Calidad de vida resultante de la intervención

Evaluada tanto en base a criterios objetivos como a la percepción del usuario o su representante en caso de incapacidad del anterior. La calidad de vida y su trascendencia puede diferir mucho según las experiencias de los individuos y contextos particulares, por ello es necesario siempre tener en cuenta la opinión del afectado

4. Factores externos y contextuales influyentes

Que no siendo determinantes, sí aportan criterios importantes para evaluar probables vulneraciones de principios éticos al sobreponerlos por intereses de terceros en desmedro de los derechos del usuario.

Al final de la deliberación, se considera una decisión ética cuando la mayor parte de las variables direccionan hacia la misma, especialmente las tres primeras.


II. MÉTODO DELIBERATIVO DE DIEGO GRACIA

Método propuesto por el afamado bioeticista español del mismo nombre, que hace unos años estuvo en el Perú como profesor principal de la maestría internacional de bioética.

Consiste en seguir de manera organizada y sistemática los siguientes pasos de análisis:

1. Delimitación del problema o situación clínica-sanitaria

Es fundamental determinar claramente cuál es la condición de la persona y cuál seria la intervención que se haría, acumulando información pertinente sobre alternativas, evolución y pronóstico de la condición señalada.

2. Delimitación precisa del dilema ético

La piedra angular del modelo, puesto que diversas intervenciones conllevan a varios dilemas éticos en simultáneo, es crucial que se determine claramente que aspecto será evaluado en la discusión y presentarlo de manera didáctica a modo de extremos de intervención o decisión: "si hago....no hago", "opero.....no opero", etc.

3. Confrontación de principios bioéticos

En este paso debemos decidir cuáles de los principios bioéticos apoyan cada una de las dos posiciones anteriores, es decir el "si" y el "no", de esta manera señalaremos cuál de ellas tiene más peso ético. Aquí es necesario recordar que los cuatro principios bioéticos fundamentales son: No maleficencia, Justicia, Beneficencia y Autonomía, siendo los dos primeros principios de primer orden o de ética de mínimos, y los dos últimos principios de segundo orden o de ética de máximos. A la hora de la valoración los de primer orden pesan más que los de segundo orden.

4. Confrontación teleológica

Se refiere a delimitar las consecuencias en todo nivel de tomar cada una de las dos posiciones propuestas en el paso 2. Complementa el análisis y confrontación de principios.

5. Propuesta de soluciones alternativas

Se enumera a modo de lluvia de ideas qué posibles soluciones se podrían plantear al problema ético, siempre tomando en cuenta los datos que se desprenden del análisis de los punto 3 y 4. De esta manera tendremos una amplia gama de alternativas entre el "sí" y el "no".

6. Elección de la solución más prudente

La bioética establece que en una discusión o dilema, ningún extremo es adecuado y que una solución intermedia es la más indicada para la decisión final. Puede ser una combinación de varias de las alternativas propuestas en el punto anterior, siempre debe estar del lado que ha tenido mayor peso en el análisis de los puntos 3 y 4.

7. Comprobación de resultados

Luego de realizada la intervención, se comprueba en el tiempo qué resultados y consecuencias trajo su aplicación en todos los niveles de análisis. Sirve como sistema de retroalimentación del modelo y análisis bioético, se utilizará como referencia de apoyo en decisiones posteriores.

Este método es más completo e incluye todos los aspectos fundamentales a considerar en un conflicto ético, por lo que se sugiere su aplicación en la enseñanza del pre y post grado.

Favio Vega Galdós
Médico Psiquiatra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada